¿Estás preparado para saber lo que dice la RAE de tu madre? ¿Estás de acuerdo? ¿Crees que se necesita cambiar? ¿Afecta la definición de la RAE a la realidad social?

Atento a la campaña de Puleva, ellos, lo tienen muy claro.

La campaña lanzada el pasado noviembre de 2016 por la conocida marca de productos lácteos y alimentación infantil Puleva, con el lema “Primero mamá, después también”, propone la renovación de la definición oficial del término ‘madre’ del diccionario de la Real Academia Española: “Mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie”. La campaña, diseñada por la agencia Havas, consiste en una recogida de firmas online a través de la página web http://www.queesunamadre.org/, así como en la creación del hashtag #UnaMadreEs en las redes sociales, y está apoyada por varios líderes de opinión entre los que se encuentran periodistas, actores, actrices y críticos.

En un primer momento, lo que busca esta campaña es una aproximación emocional, participación, ayuda, dar a conocer la injusticia. En este sentido el público objetivo no incluye solamente madres, sino que va dirigido a todos aquellos que han sido criados por una madre -o dos-, biológica o no.

Cabe recordar que la RAE es un organismo dedicado a hacer reglas normativas de la lengua española y promueve la unidad del idioma en todos los territorios en los que se habla. Por lo cual, desde el punto de vista de la campaña y tal y como explica una de sus colaboradoras, la periodista Sara Carbonero, la idea de ampliar esta definición “no pretende incluir adjetivos o subjetividad en las definiciones, ni mucho menos, sino que responde al hecho de que la actual definición de ‘madre’ excluye un gran colectivo de mujeres, que son todas aquellas que creen que ser madre va más allá de un aspecto biológico y aquellas que ejercen de madre sin haber dado a luz, como pueden ser las que han decidido adoptar o las que han tenido un hijo mediante un vientre de alquiler.

En la intencionalidad de representar a todos los tipos de madre que puedan existir, también viene implícito el hacer algún tipo de distinción entre “especies” de madre, ya que obviamente no tendrá las mismas funciones la madre de un ser humano que la madre de cualquier otro ser vivo. En este sentido, podríamos decir que la intención principal de la campaña es ir un poco más allá de la definición de madre, la cual tiene en cuenta únicamente un contexto biológico, romper con la relación directa entre “dar a luz” y “ser madre” y que la imagen que se da de ella en el diccionario sea otra además de como una simple fábrica de bebés.

Pues bien, hasta ahora hemos podido ver la intencionalidad de la campaña en cuestión y la serie de estereotipos con los que quiere acabar. Sin embargo, la campaña de Puleva, a pesar de su carácter a primera vista inocente y enternecedor, ha sido fuertemente criticada por distintos motivos. Quizá apelar al sentimentalismo es la primera señal del rechazo de la audiencia (la campaña cuenta sólo con un 30% de las firmas esperadas). El objetivo de la RAE es hacer una definición objetiva de lo que es una madre -biológicamente hablando- por lo que la campaña peca, en parte, por la búsqueda de una descripción más subjetiva, con adjetivos como: luchadora, única, cariñosa u otros, que no definen a todas las madres, sino quizá a algunas de ellas. El problema está, pues, en que el carácter subjetivo de estos adjetivos hace que no sean aplicables por igual a todo este gran colectivo, por lo que supondría una definición totalmente imprecisa e impropia para un diccionario. La campaña es buena, pero la premisa incorrecta. El error es el soporte en el cual buscan que se materialice su idea.

Otro posible análisis sería que en la tercera acepción del término ya se especifica que una madre es quien “ejerce las funciones de madre”. Si bien es cierto que el diccionario de la RAE no especifica cuáles son exactamente estas funciones que ejercen las madres, a partir de una sencilla encuesta y a su vez basándonos en los valores que se ponen de manifiesto en el sitio web de la campaña, no ha sido difícil averiguar cuáles son las funciones y los valores de las madres (y, por consiguiente, los padres) según la propia experiencia personal de 400 encuestados:

capturaFuente de la encuesta: propia

En este gráfico vemos las personas encuestadas coinciden con las propuestas que aparecen en la página web de la campaña, más de la mitad piensan que todos estos adjetivos son válidos para describir a una madre.

Además, el adjetivo luchadora ha sido el ganador y quizá tenga algo que ver con otros datos que hemos logrado a la pregunta “¿A quién corresponden las siguientes tareas en tu ámbito familiar?”:

Madre Padre Ambos Otros
Enseñar resolver problemas técnicos 57 207 105 41
Enseñar a cocinar y poner la mesa 220 29 149 12
Dar cariño y afecto 180 23 189 18
Aconsejar emocionalmente 231 20 130 29
Jugar con los hijos 84 95 206 25
Aconsejar sobre temas laborales y decisiones importantes 113 81 197 19
Ir a ver partidos u otras actividades lúdicas 68 123 182 37
Educar a los hijos 121 27 238 24
Cambiar pañales 163 21 202 24
Ir a hacer la compra 177 47 168 18
Enseñar labores del hogar 238 27 132 13
Criar a los hijos 153 9 222 26

Vemos como las madres suelen ocuparse más a menudo de las tareas básicas, mientras que los padres, o lo hacen conjuntamente con ellas o su implicación en estas funciones suele ser mínima.

Además, hay que tener en cuenta que estas diferencias no es únicamente una cuestión de roles de madre y padre, sino que es una diferencia clara de género. En un estudio del Instituto Nacional de Estadística del 2009-2010 sobre el tiempo dedicado a las tareas del hogar lo podemos apreciar:  

capturaFuente: INE

Por otra parte, no hay que olvidar que los hombres también han sido claves en la difusión de la campaña, pero normalmente desde el rechazo. No ha sido difícil encontrar a un gran número de hombres intentando boicotear la campaña ya que ha sido muy sencillo argumentar que la definición de padre también sufre de esta escueta definición: ‘’Varón o animal macho que ha engendrado a otro ser de su misma especie’ y que no tiene en cuenta otros valores paternales. Desde luego, esto no quita sentido a la campaña, pero reafirma que partir de que el problema está en la definición, no ha sido la opción más adecuada para romper con el paradigma actual.

De esta misma manera, hay familias que no cuentan con una figura materna, ya sean monoparentales (solo el padre), parejas homosexuales de hombres que han adoptado o, incluso, otros casos de tutoría legal en la que no hay una ‘figura de madre’. Si tenemos en cuenta casos como estos, Puleva -aunque tal vez de forma no intencionada- está reforzando que este tipo de familias sin una madre no sean igual de válidas que las familias nucleares. Mediante la misma encuesta mencionada anteriormente, hemos podido averiguar la opinión del público respecto a esta cuestión.

captura

Fuente de la encuesta: propia

Una vez analizadas las respuestas vemos como la posibilidad de crecer sin una madre supone un problema de desarrollo para los encuestados o, una posibilidad a tener en cuenta, pero viendo el formato de la pregunta, intencionalmente abierta y poco concreta, interpretamos las respuestas como una obviedad de que hay otras familias a parte de la nuclear (madre, padre e hijo/s). Es decir, damos por hecho que las personas que han contestado “Tal vez” han considerado las dos posibles interpretaciones de la pregunta; si se trata de una familia con dos padres o si la madre no ha estado presente tras el nacimiento (ya sea por su fallecimiento o por otra causa), mientras que es posible que algunas personas no hayan logrado captar esta sutil doble interpretación.

Por último, y en la misma línea, no hay que olvidar que existen muchos casos de familias en que la definición oficial de la palabra ‘madre’ no se corresponde con quien ha ejercido y se considera como tal. Es el caso de las familias monoparentales u homosexuales y, en el otro extremo, del abandono infantil. En un estudio sobre la representación social de los malos tratos y abandono infantiles de psicólogos de la Universidad del País Vasco se muestra el desconocimiento y la estereotipación de estos sucesos, de los cuales recibimos noticias a diario, y su impacto en las actitudes de defensa de los derechos del menor y de los padres, que actualmente, y en parte por la definición de la RAE, dan preferencia a los padres biológicos, a pesar de abandonar a sus hijos por pobreza, edad, discapacidad del niño o niña o abusos. Del mismo modo, en España, resulta muy difícil adoptar para una pareja homosexual o una para persona soltera, sobretodo si es hombre. Por esa razón, la adopción nacional es escasa, mientras que el abandono infantil crece en la sombra. En el caso de las adopciones internacionales, viven en España casi 53.000 familias con hijos adoptados de otros países (a efectos de 2014, según el Ministerio de Sanidad, Seguridad Social e Igualdad), ¿no son, pues, esos padres no biológicos la madre y/o el padre de esos niños y niñas?

whatsapp-image-2016-12-12-at-21-03-46

Fuente: 20Minutos

En definitiva, en esta campaña hay un mensaje claro en el que dan importancia la figura de madre y al gran esfuerzo que supone serlo pero lo plantean desde una perspectiva que no parece la adecuada, con unos argumentos débiles que no acaban de convencer a la audiencia: el número de firmas está prácticamente estancado en 30.000 de 100.000. Como hemos podido ver, el gran fallo ha sido elegir aprovechar el sentimentalismo para llevar a cabo la campaña sin ir más allá y encontrar argumentos más sólidos además de “qué poco conocen a mi madre” o “mi madre es mucho más que eso”.

REFERENCIAS

Por orden de aparición:

1 Diccionario de la Lengua Española (2014). Definición de madre. Madrid, 2016: Real Academia Española, http://dle.rae.es/?id=NpxaH7S

2 Carbonero, Sara (20 Noviembre 2016). Iniciativa “Una Madre Es”. Elle, Hearst España, http://sara-carbonero.blogs.elle.es/2016/11/20/iniciativa-una-madre-es/

3 Instituto Nacional de Estadística (18 Febrero 2016). Salario anual medio, mediano y modal. Salario por hora. Brecha salarial de género (no ajustada) en salarios por hora. http://www.ine.es/ss/SatelliteL=es_ES&c=INESeccion_C&cid=1259925408327&p=12547350672&pagename=ProductosYServicios%2FPYSLayout

4 San Juan, César. de Paúl, Joaquín (1992). La representación social de los malos tratos y el abandono infantiles. Universidad del País Vasco: Facultad de Psicología, http://revistes.ub.edu/index.php/Anuario-psicologia/article/viewFile/9295/11916

5 Bac, Marta (13 Diciembre 2011). Juanjo: “Te ponen muchas trabas por el hecho de ser un hombre soltero y querer adoptar”. Valencia: 20 Minutos, http://www.20minutos.es/noticia/1248244/0/adopcion/hombre-soltero/valencia/

6 2014. Estadísticas de Adopción Internacional, 2010-2014. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Gobierno de España, https://www.msssi.gob.es/ssi/familiasInfancia/Infancia/adopciones/adopInternacional/pnuevos/ESTADiSTICA20102014.pdf

Advertisements